La poesía se vuelve física en el Cecual

PSICODRAMA CECUALERO. Este jueves 19 de mayo a partir de las 19:00, se desarrollará en el Centro Cultural Alternativo (Santa María de Oro 471) el taller “La escritura del cuerpo, el cuerpo de la escritura” coordinado por Anahí Collet y María Fernanda Sánchez Barros. La propuesta es partir del psicodrama para vivenciar el momento en que la poesía se vuelve física, en el cruce entre el cuerpo, la escritura y la escena. El taller se extenderá hasta las 22:00 y tendrá un costo de $300.

"Explorar los recursos poéticos del propio cuerpo, de la relación con otros cuerpos y con el cuerpo del espacio; abriendo múltiples escenas posibles y conectando las diferentes dimensiones del ser a través de la escritura"

“La poesía se vuelve física porque se liberan al encontrarse las diferentes cualidades del ser, ampliando los escenarios de la propia historia” explicaron sus coordinadoras Anahí Collet (Diplm. Expresión Corporal, Coordinadora Grupal ) y María Fernanda Sánchez Barros (escritora, psicodramatista, coordinadora grupal de talleres de escritura y narración oral).

“La idea es vivenciar ese momento sorpresivo, propiciar un espacio para el cruce entre el cuerpo, la escritura y la escena utilizando al psicodrama como herramienta para agudizar los registros de percepción de uno mismo y de los otros” concluyeron.

El Psicodrama es una técnica grupal que utiliza la acción escénica para el desarrollo de la espontaneidad y la creatividad en los individuos. Ello se traduce en mayor conciencia de las propias posibilidades expresivas y de acción ante cualquier situación y un aumento de la flexibilidad y la capacidad de adaptación frente al contexto cambiante.

Creado por J.L. Moreno “representa el punto decisivo en el apartamiento del tratamiento del individuo aislado hacia el tratamiento del individuo en grupos, del tratamiento del individuo con métodos verbales hacia el tratamiento con métodos de acción” (J.L. Moreno, 1946).

Inspirada en el teatro de improvisación y concebida inicialmente como un método terapéutico grupal la disciplina fue ampliando sus aplicaciones; según Silvia Schverdfinger “el Psicodrama es mucho más que una teoría y una técnica, es un articulador entre lo político, lo social, la estética, la clínica, el arte, la literatura. Pensamos al Psicodrama como cuerpo deviniendo en nuevos y diferentes territorios que ya no son sólo de las prácticas de las psicoterapias, como una herramienta de intervención, en tanto y en cuanto trabajamos más que por sus posibilidades de aplicación, por las que tienen que ver con la implicación […] Propongo en los espacios grupales tanto en los terapéuticos como en los pedagógicos, despertar a los afectos alegres, esperanzados, solidarios, amorosos, para trabajar en el sentido de laborar construyendo microterritorios de existencias posibles y potentes explorando dificultades y padecimientos del cotidiano personal y laboral y descubriendo alternativas para afrontarlas y transformarlas. Potenciar lo posible, la capacidad de desafío, de crear y recrear, de armar pequeñas asociaciones, pequeñas compañías de laboriosos esperanzados que se dispongan a des(a)pegarse luego del grupo para transformarse”

0 comentarios:

Publicar un comentario