Como Seelstrang, nuevas crónicas de Resistencia

LA FÁBRICA CULTURAL SIGUE EDITANDO. Este viernes 13 de diciembre a las 21:00 el Centro Cultural Alternativo (Santa María de Oro 471) presentará el libro Como Seelstrang. Nuevas crónicas de Resistencia, obra que invita a mirar de nuevo la ciudad desde la frescura de sus nuevos cronistas. Es la segunda producción editorial de La Fábrica Cultural 2013 en cojunto con Editorial Contexto. Está coordinada por el escritor Pablo Black. La presentación incluirá música en vivo, actores, intervenciones y audiovisuales. La participación es libre y gratuita.

Mariano Quirós, Marcelo Alejandro Caparra, Lucas Brito Sánchez, Germán Parmetler, Mercedes Alegre, Alfredo Germignani, Cecilia Lis García, Guido Moussa y Bruno Martínez Miño, nueve miradas de la ciudad, unidas por el discurso de la crónica, con una diversidad estilística que va desde la crónica futbolera a la ciencia ficción, pasando por momentos de poesía, turismo e introspección. El título alude al agrimensor Arturo Seelstrang, responsable de la primera mensura de la ciudad.

Esta nueva producción editorial refuerza el espíritu del Cecual de salir a la ciudad, para recorrerla en bici, retratarla desde la fotografía o reescribirla en crónicas. Con la frescura de sus nuevos cronistas,  Como Seelstrang descubre o activa otras resistencias posibles. Cecual celebra y acompaña esta camada de escritores que sale a las calles y vuelca su mirada en Resistencia y también el interés de los lectores que acompañan esta aventura.

Un amplio abanico de artistas del teatro, el hip-hop, la música, las letras y las artes visuales se dan cita para presentar la publicación. Pedro Monzón, Ñoqui Pache, Ángela Rodríguez y sus alumnos, los rapers Nolek y Jon V, los artistas Luciano Acosta y Jualián Matta, los artistas performáticos literarios Germignani & Moussa entre otros muchos harán de esta “una presentación inolvidable”.

FRAGMENTOS ESCOGIDOS

Hay más personas pedaleando por las calles resistencianas y valoran la visibilidad que ha ido tomando el uso de la bicicleta. El camino se irá trazando a través del pedaleo. Entender a la bicicleta no sólo como un medio de transporte sino como un concepto más amplio que incluye una perspectiva de vida, una postura libertaria y democrática y una actitud de goce y juego.

La bicicleta me hace feliz porque es coherente con valores y modos de construir la vida en los que creo: la humildad, el convencimiento de que podemos elegir la salud propia y del ambiente, de que la bicicleta es un medio veloz para moverse en espacios urbanos y nos vuelve más respetuosos, más iguales a las otras personas que se mueven a nuestro alrededor. La bicicleta es mi escudo para ver el mundo a cara descubierta, para apropiarme de la ciudad y volverla hermosa, a resistencia y pedal

***

Yo voy a ver si me sale inventar el periodismo gonzo, permanezco en pose pensante: mi yo no puede no formar parte de esta historia, trato de memorizar: el medio puede y debe formatear el disco duro de esta historia. Así que diré que me drogo, que fumo porro, que aspiro cocaína ocasionalmente, que —en los ratos libres— soy alcohólico, que puedo disparar frases cortas y filosas y escribir en tiempo récord de sala de redacción que la noticia no será Resistencia city en sí, sino, por inconsistente que parezca la idea, sus contextos, sus formas, sus espectros, todo aquello que vemos desde bien lejos

A la literatura sólo puede explicarla la literatura; al periodismo, los extraterrestres. Y a Resistencia city, los espectros

***

El otro respira y se mueve en Resistencia, y es ahí que tomamos conciencia de nuestro mover, nuestro vivir. Necesitar una mano y ofrecerla es uno de nuestros legados. Somos proclives a dar. Hacia ese otro, entonces acudo, para que me cuente lo que contar…
En esta ciudad la tierra es vivida como polvo, que invade y afecta, como alergia. Aquí el viento puede plegarte una segunda piel terrosa y parda. Y hacemos un intento de refutar ese polvo

***

No teníamos apuro ni pánico escénico, no teníamos militancia ni preservativos, ni queríamos tener. No teníamos conciencia ni temporalidad. No teníamos peatonal. Teníamos, eso sí, un cine por Güemes (entre Don Bosco y Brown), sombrío, asqueroso, irresistible, que se inundaba todo el año aunque no lloviera, que asilaba a un montón de manos inquietas, genitales impacientes y corazones llenos de orfandad.

***

Los Conti de Villa Libertad. Una institución. O más que eso, porque las instituciones suelen ser feas y grisáceas. Los Conti están más cerca de ser un culto. A ver, cantemos un poco: “Reinalda, Reinalda, quítate tu minifalda / que cuando baila ese cumbión / cumbión / se te mira toda la espalda”, “La guitarra es como la mujer / si no la tocas no suena / a la guitarra tócale las cuerdas / a la mujer tócale las piernas”, “A mí me gustan toditas las mujeres / pero ninguna me hace caso / cuando me ven caminando por la calle / todos me gritan el cara de payaso”… no se emocione señora, vuelva a su lugar. Muchas gracias.

***

En un futuro, pienso que Conde será reconocido como uno de los grandes personajes de la ciudad de Resistencia. Estoy seguro de que cuando muera, La Carpa de Secheep, ese reducto de tablones, bolsas de consorcio y carpetas rellenas de documentos, lo sobrevivirá y se convertirá en un lugar sagrado, una suerte de meca para quienes alguna vez, en cualquier lugar del Chaco, se sientan excluidos, explotados o avasallados por cualquier poder.  

***

A quienquiera jugar al fútbol aquí (en el mundo) le conviene entrenar constantemente de dos a cuatro de la tarde. Soportar los cuarenta grados promedio (40ºC) y aprender a darle y no cansarse. Saber cómo correr y cómo pensar con la pelota, en medio de una masa de agua y aire calientes que no permite avanzar con normalidad (y a nivel del mar). No hay otra manera de lograrlo que acostumbrar el cuerpo, desde chicos, a dominar esa barrera de calor húmedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario