Fin de semana de lujo en el Cecual

Desde una noche de música y poesía a una tarde con platos de autor; desde “Juan Quintero y Luna Monti” hasta música electrónica; pasando por un nuevo “Ruta Nacional Canción”, otro paseo de Turismo Cultural y teatro con “La Fábrica de Artes”. Así se vivió el intenso fin de semana del Centro Cultural Alternativo.




JUEVES: Palabras para encender un fuego



El jueves, Leckott Zamora y “Chino” Niveiro abrieron la noche en torno a un fuego al que se sumarían también Lucio Sodja y Anne’k Zamora y junto a un nutrido patio celebraron la semana del libro y el escritor.



Así, el Cecual presentó el ciclo “Con Ton y Son”. Miembros del Ateneo Corina Pittau, describieron la propuesta de la noche como una “búsqueda de las raíces del arte latinoamericano, no con la ambición de hallarlas, pero seguros de disfrutar el viaje”.


Versos y relatos de la tradición oral cobraron vida en la voz de Lecko Zamora y se entrelazaron a las texturas y ritmos compuestos por el “Chino” Niveiro. A las composiciones propias se sumaron referentes latinoamericano, como Aly Primera. Lucio Sodja aportó delicadeza desde el piano y Anne’k Zamora el canto visceral.



Desde el Origen del Fuego en la visión Wichí hasta una elegía al luthier toba Gregorio Segundo, con palabras e instrumentos occidentales y originarios, todos cantaron en la escena tocaron y avivaron juntos un fuego ancestral.



VIERNES: Ruta Nacional


El viernes, el público pudo disfrutar más de dos horas con lo mejor de la canción argentina contemporánea en una nueva edición del “Ruta Nacional Canción”.


Abrieron la noche Mauro Siri y Seba Ibarra -también organizador del Ciclo- desplegando un abanico de canciones intimistas con aires del Litoral. Para cerrar la velada, Eze Ortiz trajo de La Plata un amplio repertorio de canciones. Algunas emparentadas con la música popular argentina o uruguaya, otras con el pop y el rock acústico, acompañándose en ocasiones con recursos de las artes dramáticas.


Se permitió un tiempo para recordar la trastienda de algunas, especialmente de un par a las que señaló como “canciones de cuando nos conocemos y desconocemos con alguien”.


Finalizado el espectáculo aprovechó la ocasión para conocer a otros artistas, intercambiar discos, libros y participar de algunas de las propuestas de nuestra casa.



Turismo Cultural


El sábado a la siesta, más de una docena de ciclistas se juntaron para salir a pedalear con “Tati” Cabral y Marcelo Gustin y mirar con ojos nuevos nuestra Ciudad de Esculturas. Fue el segundo paseo de “Bicicleteando”, nuestra propuesta turística de base cultural.


Personas de distintos intereses, edades y procedencias partieron del Centro Cultural con una llovizna suave y llegaron hasta el Domo del Centenario, deteniéndose en muchas de las obras emplazadas en el centro de la ciudad. Ante cada una, Gustin compartía referencias históricas, movimientos artísticos y anécdotas que rodean a las obras y “Tati” Cabral, coronaba con aspectos puntuales de la elaboración: materiales, técnicas, intensiones e intensidades.


Señalan sus protagonistas que Bicicleteando “descubre la enorme cantidad de esculturas de valor estético e histórico en las calles; el inmenso valor artístico de nuestra ciudad”.


Postales


Más tarde el polifacético artista Julián Matta presentó ante colegas y amigos sus “Postales del Fin del Mundo” en el Espacio Trayectos Visuales del Centro Cultural


Con la coordinación de David Abt, muy pronto el Espacio colmó el “Teatrín” y la muestra extendió por todo el Cecual, ganando pasillos, galerías, transparentes y mesas del Macedonio Bar.


En la muestra se conjugan elementos de los distintos lenguajes que desde hace tiempo interesan al artista desde hace tiempo:


Juan y Luna


A la noche, el Cecual se desplazó a la Casa de las Culturas donde más de doscientas personas se dieron cita para acompañar a Juan Quintero y Luna Monti en un recital donde repasaron y celebraron 10 años de trayectoria.


La noche tuvo todos los ingredientes que caracterizan al dúo: profundidad en el poema de las canciones, sutileza en la composición y gran personalidad en los arreglos y modos de plantear los temas.


Desplegaron sobre la escena amplias habilidades musicales. Las voces jugaron juntas y en ocasiones separadas, se acompañaron con sendas guitarras, con distintos instrumentos percusión y cerraron el espectáculo con su “Canción de bañar la luna” cantada a capella y acompañada sólo con sonidos logrados desde el cuerpo.


La calidad, el histrionismo y la simpatía que sostuvieron durante todo el recital hicieron que el público reclame dos y hasta tres bises e incluso quede con ganas de más.


DOMINGO: Paladares exquisitos


Una tarde de manjares, música en vivo y teatro fueron el exquisito cierre de nuestro fin de semana. En la Food Rave se disfrutaron delicias de autor, dulces y saladas, sabores vegetarianos y parrilla gourmet, a precios módicos


La delicadeza de sabores llegó a los paladares musicales, con una propuesta de jazz en vivo a cargo de Sebastián Llano y Rubén Coronado, que interpretaron desde standards de jazz a bossa nova. Y por supuesto, la food rave contó con música electrónica mezclada por “Seba” Fernández y “DJ Pollo”.


Finalmente: La Fábrica de Artes repuso la premiada obra “El Cosmonauta Agrícola”, arrancando risas, aplausos y buen humor que, como es habitual, se extendió sobre las mesas de Macedonio Bar Cultural.

0 comentarios:

Publicar un comentario